miércoles, 4 de enero de 2012

Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos sino para que se reconozca lo que sabía su autor. Goethe