miércoles, 11 de septiembre de 2013

No existe ninguna tecnología que pueda suplir la calidez de un abrazo , el afecto de una caricia, el fulgor de una mirada